img
img
img
PRENSA

NOVEDADES
imagen
Una empresa socia de CAMIMA accedió a créditos no reembolsables (ANR) por 3 millones de pesos

Cuando los socios de Talleres Imeco SA, encabezados por Carlos Pozzolo, decidieron que tenían que ganar competitividad si querían mantenerse firmes en el mercado, comenzaron a evaluar la posibilidad de solicitar un nuevo crédito a tasa subsidiada. Ya habían accedido a uno algunos años atrás, que les había permitido sumar y mejorar las máquinas con las que contaban, pero las condiciones actuales requerían de equipamiento con mejor tecnología.

Fue así que los hijos de Carlos prepararon la carpeta de solicitud del crédito y la presentaron ante el Ministerio de Producción, pidiendo financiamiento para compra de nueva maquinaria. Tras ser evaluada la carpeta y teniendo en cuenta las características de la empresa, su solvencia económica y financiera, los rubros en lo que trabaja y su muy buen perfil, el Ministerio definió que cumplía con los requisitos necesarios para acceder a Aportes No Reembolsables (ANR) por un total de 3 millones de pesos.

“Nos presentamos para pedir un préstamo a tasa subsidiada y nos terminaron ofreciendo ANR, lo único que puedo estar es agradecido”, señala Carlos.

Imeco –firma socia de la Cámara Argentina de la Pequeña y Mediana Industria Metalúrgica Argentina (CAMIMA)- es una empresa familiar creada en 1948 por el padre de Carlos junto a dos socios, en Villa Ortúzar, Ciudad de Buenos Aires. “Ahora somos tres accionistas y próximamente seremos cuatro; todos dentro del grupo familiar: tres de mis hijos trabajan ahí, uno hace 22 años, otro hace tres y una hija que hace 11 años que está con nosotros”, cuenta Carlos. Sus otras dos hijas se dedican a otra actividad y no forman parte de manera directa del legado familiar.

Fabrican componentes mecánicos y piezas a pedido de terceros y son proveedores de las industrias del petróleo, aeroespacial, energía nuclear y aerosoles y también fabrican piezas según planos de los clientes.

Hace unos años, Imeco había accedido a un crédito a tasa subsidiada que, según considera, Carlos “también fue un muy buen crédito”. “Pero que nos den ANR nos sorprendió”, agrega el empresario pyme. Según dijo, “el proceso fue simple, se pudieron cumplimentar cosas por mail, por teléfono, con muy buena predisposición por parte del Ministerio”.

Los 3 millones de pesos de ANR serán destinados a la compra de tres máquinas: un centro de mecanizado CNC, otra máquina de medir CNC y una máquina para grabar piezas por láser. “Esto nos va a permitir aumentar la producción y duplicar los controles de las piezas que se fabrican, para mejorar la calidad y ganar mayor competitividad”, sostiene el presidente de Imeco.

Si bien la empresa ya cuenta con cuatro centros de mecanizado, el nuevo que tienen previsto adquirir cuenta con mayores dimensiones a los actuales, lo que les permitirá hacer piezas más grandes.

“Nuestro objetivo es incrementar la cantidad de horas, en función de bajar costos y ser más competitivos”, explica Carlos y agrega que “hace un año que se reactivó el trabajo”. “Necesitamos estar a la altura de las circunstancias”, asegura.

“Tuvimos diez meses de 2016 malos en ventas, pero en octubre de ese año se empezó a reactivar y desde entonces la actividad no declinó. Este año vamos a tener un muy buen 2017 y 2018 esperamos que también. Los tres primeros meses la demanda ya está tomada y creo que va a andar muy bien”, confió el presidente de Imeco, que prevé aumentar la plantilla de personal de la planta, a partir de mejorar su producción.